La comparsa del enojo.

La maldad como disposición temperamental es, sin embargo, menos mala que la análoga bondad en el que carece de carácter; pues por medio de este último puede lograrse el señorío sobre la primera.

Antropología

Kant

La realidad causa gracia, o bronca, depende de la profundidad del entendimiento. Nos enojamos porque la capital federal no responde a nuestros deseos progresistas. ¿Existe algo más “clase media” que denostarla hasta al cansancio o, reivindicarla, un rato más tarde, respecto de lo que alguna vez fue y debería volver a ser, sobre el fundamento de un presente, meramente, imaginado? Observemos, un poco, esta salsa criolla.

Galasso le dice a Fito: ese no es el modo. Los pensadores rápidos del video clip nos cuentan que: Fito no es el kirchnerismo político, se trata de un artista. Clarín, y los reproductores de lo mismo, prácticamente, sin matices sostienen: Fito condensa el modo de ser político y el tono del Kirchernismo, del progresismo asociado, y lo dice, en tanto artista, porque ningún político va a decirlo, por razones obvias. Entonces, al ataque, tan monopólico como monotemático, se le responde con una corrección literal: no se trata de discutir la percepción del enemigo sino de las palabras estrictas del artista. Sobre esta juego mediático estuvo, sucinta, la lengua profesional de las últimas semanas, cuyo ejercicio, formalmente, fue un espectáculo chismoso bajo la matraca del interés general. En este sentido, Fito es la sublimación del Tano Passman en el pianito de las decepciones de papel. ¿Ganará Macri el 31?

Dado los resultados, la racionalidad lo afirma, certeramente. ¿Por qué gana? Las ciencias sociales aparecen, casi de inmediato, con diferentes teorías, que explicarían la cuestión. Su utilidad, afirman los consumidores, es prestar interpretaciones a la mano del Página 12. ¿Toda la cuestión se reduce a que la sociología de consultora nos diga lo que pasa “con la gente”, con los números en la mano, el paper detallado de la empiria permanente? ¿Hubiese ganado Filmus si el kirchnerismo se hubiera dotado de un Durán Barba “Nac & Pop”? La guerra de los blogs peronistas contra los blogs de Magnetto; de los opinólogos campestres contra los opinólogos populares; el marketing de la militancia alegre contra el marketing del fascismo de la gente de bien. Molesta, furiosamente, cuando nos venden, un país “invivible”, la nación de “la inseguridad jurídica”, del “robo permanente”, el país del “no podés salir de tu casa porque te roban” “no podés dejar que tu hija vaya al boliche porque te la violan” “no podés sacar un crédito porque te devalúan” “no podés cruzar la calle porque te atropellan” “no podés votar al gobierno porque es corrupto” “no podés cepillarte los dientes porque te sangra la encía”. Odiamos, profundamente, la presentación, cotidiana, de este país: el país porquería, el país mal parido, el país ADN de Lanata. ¿Qué hacemos? Mostramos la “capital federal insoportable”. La capital federal gobernada por un “pelotudo”, por un tipo que “solo hace negocios”, la capital federal “donde nada funciona”, donde “hasta los baches están mal hechos”, la ciudad del “mal chiste de bici senda”, la ciudad embrujada por el amarillo patito terrible que nos propone “la discriminación”, “el egoísmo”, la fiesta de los globitos, no olvidemos a Gabriela. La demonización, o estupidización de Macri, no tiene nada que envidiarle a la demonización de Cristina (soberbia, autoritaria, voraz, etc) del 2008, alrededor de la 125. ¿La culpa es de “la ideología”? ¿Se puede vivir sin ideología? ¿Acaso los porteños votan a Macri por el irresistible embrujo del fetichismo? Sabemos, hace ya bastante, que no hay una sola causa y que la “causa eficiente” es, sencillamente, una impudicia: la ideologización constante no seduce a la anti-ideologización ideológica porque al electorado “que da asco”tampoco le interesan nuestros argumentos.

Me cuentan que en las villas que Macri no urbanizó, pero pintó como el caminito de la Boca y armó canchas de fútbol, los habitantes son fervientes votantes PRO. Dicen que, por lo menos, “Macri les hizo las canchas”. Un argumento justicialista, saborean los gorilones. Parece que en la villa, la imagen del empresario, de country, embarazado y rico, seduce más que la esperanza de convertirse en un sociólogo de FLACSO o un senador con buenos argumentos. ¿Será por ideología? ¿Por culpa del amo y el siervo? ¿Habrá que empeñarse, decididamente, a “educar al soberano”, como querían Sarmiento y los escritores que votan al Frente de Izquierda? ¿Qué duda cabe que Barrio Norte o Recoleta votaron por lo que denominan “una cuestión de piel”? El problema de la derrota, entonces, esta menos en el electorado de “la mitad” que en los extremos unidos. La clase media no es el hecho maldito del país kirchnerista: es la totalidad del trabajo político de Filmus.

Si hay una política profesional que, en este escenario, comprende a la clase media en general, como tal, sin duda, es Cristina Kirchner. Por procedencia: sabe hacerse odiar o amar, combatir y seducir. Con Filmus, Cristina, optó por el juego propio de Filmus, y de sí misma. Apostó a lo que Daniel venía cosechando, desde su derrota en 2007, con las críticas al macrismo más lo que ella le aportaba de su posición actual en el imaginario político nacional, en tanto re-electa. Boudou era la opción “alguno del propio riñón político” y estaba por debajo de Filmus en las cifras. Dicho en otros términos: si hay derrota, cuido mis riñones. Hoy se habla del voto “Macri a la ciudad; Kirchner al poder”. No es un voto más imbécil que “Legisladores para Solanas; Filmus y Tomada al Gobierno”. La política no es un bolo de torta donde se hacen mezclas gastronómicas. Menos en un país que tiene tanto de tradición parlamentaria como fanáticos de Baseball. ¿Qué enfatizamos?

Creemos que el marco de interpretación regular de la continuidad macrista en la capital federal es el uso del poder punitivo como venganza, lisa, llana, sin discursos, sin retoques, sin teoría, sin conceptos. Venganza. ¡Que se pudran! Ese grito es todo el programa electoral del PRO. El electorado porteño sabe que ahí está la “mano dura” y todos los fascinantes aderezos del éxito excluyente: los apremios ilegales en lo de Susana; lo de “tengo un amigo ecuatoriano”, la inmigración “de baja calidad”, etc. Una mezcla de racismo con libro de auto-ayuda, el personaje del reikista cruzado con Biondini de Peter Capussoto. La agenda de Filmus pareciera sintetizarse en “lo que Macri no hizo (hospitales, subtes, gas en las escuelas, etc) con derechos humanos”. Desde nuestra humilde fosa, sugerimos a Filmus exponer, en el debate de ideas que todos medios esperan con ansiedad, su política de seguridad tanto con Carlos Tomada como con Nilda Garré en tanto política integral. También proponemos desista, prontamente, de seguir afirmando “lo que Macri no hizo” porque semejante estrategia de campaña solo augura, en caso de improbable victoria, un sub-siguiente: “Necesito otro mandato para re-hacer lo que Macri deshizo estos años”.

Mientras tanto, el kirchnerismo consciente, es decir, cínico, disimuladamente, sonríe. Comprende, con astucia de lobo, que la victoria de Mauricio Macri asegura el menemismo en los otros.

Este texto fue leìdo, ìntegramente, en el programa de radio “El circo miserable”, conducido por Norberto Verea. Para bajarse el audiohttp://www.mediafire.com/?wnjj9b99zcwbw2c

Anuncios

LA RELIGACIÓN (fragmento para radio)

La metafísica occidental esta acostumbrada a definir, reducir, al hombre a sus facultades volitivas o intelectuales. Facultades que “la civilización” substancializa como “ser del hombre”. En última instancia, Occidente identifica Ser con Conciencia. Por esta razón, el descubrimiento de lo inconsciente resulta una herida en el amor propio del animal racional. Occidente se vio forzado a reconocer otra capa, otra negrura, otro espesor. Pero se trata, y siempre trató, de otra escena para este mismo ser consciente. Una conciencia de sí… dividida. El resto de la creación es, simplemente, un “resto no humano”. El ser humano se diferencia, auto-distingue, específicamente, del misterio del Ser como Señor de la creación, como Ser Humano, bajo una forma ilusoria: El Yo, la unidad chiquita, cuyo custodio no es otro que Dios, la unidad mayor.

Dios es el garante de la falsa humanidad del Hombre.

En razón de este concepto de “humanidad del hombre”, la mayor parte de la humanidad no solo no es humana sino que tampoco nunca lo fue. No fueron humanos los denominados “primitivos”, ni el prehistórico, ni los nativos, los “fuera del origen”, en el sentido de la burguesía ilustrada. Nada asegura que la humanidad presente sea “más humana” que la de milenios pasados. El progreso es una alucinación retrospectiva del yo, la justificación cínica de esa unidad postiza, la apología dulce que alivia la conciencia de la conquista. Este modo de pensar clausura toda relación verdadera con nuestros antepasados bajo el modo de la evolución de la materia, una simple biogénesis con un plus de espíritu.

El humano, en relación con el ser y la existencia, no puede desconectarse, cortarse, escindirse. Pero así vive “el hombre”. Hombre es el emergente de una escisión aparente, respecto del cosmos y respecto de sí mismo. Es la bestia suburbana que perdió el sentido de su desnuda existencia… Un río de des-unidades.

El desgarramiento no existe en el tao. El desgarramiento es una experiencia de una conciencia agarrada a su conciencia consciente. Un martirio judío-cristiano. El humano pre-histórico vive con igual intensidad que el neurótico moderno ese abismo infranqueable del existir. Su salvación, es cierto, no es mediante el discurso. El primitivo encuentra su salvación en la actividad de hacer sacro todo lo ordinario. Todo en el pre-histórico es religión. Sacralidad y existencia se indiferencian. Los dioses aún no cobraron el rostro proyectado de sus idólatras. Los dioses están presentes “en las cosas mismas”. En el fuego, arde la divinidad plena de sí; esa pagana sabiduría que indica el inicio del misterio de la vida.

Fragmento leído en el programa de Radio “El circo Miserable”, conducido por Norberto Verea, por FM Nacional Rock.

Para bajarse el audio, hacer click: aquì

Fundamentalismo de la pereza (fragmento para radio)

¿Qué hacer? Era la famosa pregunta de Lenin. Nos preguntamos: ¿Y si la solución fuera, simplemente, dejar de hacer? ¿Y si la cuestión más urgente para la vida de la especie es un no-hacer, un detenerse? ¿Y si la salvación es, precisamente, el poder de lo insignificante? ¿No es lo insignificante aquello que en sí mismo le es imposible al poder? ¿A qué hacemos referencia, todo el tiempo, en este programa de radio llamado “El Circo Miserable”?

Hacemos un llamamiento musical, a todas y cada una de las prácticas, que se resistan a esa maldita palabra que nos oprime con agujas de acero: la eficiencia. La amistad, el convite rutero, el vino con amigos, la soledad del lector, el infinito de la oreja pegada a la melodía…  Son todas prácticas que desconocen de precios y costos; prácticas, marginales, singulares, en una sociedad que nunca tiene tiempo para otra cosa que para el trabajo. Nada más contrario a nuestro fundamentalismo de la pereza que las pasiones de neurótico-obsesivo. Esos seres repetitivos, puntillosos, de inmortales rituales y soliloquios de patetismo; esos infelices que denigran su deseo, que ni vacaciones tienen porque asquean de aburrimiento, hartazgo, infecciosa inferioridad disfrazada de queja histérica. El fundamentalismo de la pereza tiene un solo mandamiento: el disfrute por el disfrute, sin objeto, sin sujeto: alegría del ser.

El fundamentalismo de la pereza enfatiza todo lo natural del hombre y lo sacraliza: sagrado sea el comer, el dormir, el coger, el conversar, el bañarse, el caminar. Que todo tenga su tiempo lento, que todo se haga con suma quietud, detenimiento, paciencia, serenidad. El fundamentalismo de la pereza es una cura para el eyaculador precoz del vivir. El infierno también puede esperar. El ideal del fundamentalismo de la pereza, obviamente, no es ningún hombre superior, ni ningún súper-hombre sino el hombre del tao, el hombre ordinario, el que no tiene metas, el que no condena, el que no hace.

Un hombre cuya única fuerza es su capacidad para aceptar las cosas tal cual son. Un hombre que no reconoce otra forma ni otro contenido para lo eterno que el instante irreductible de la amistad, del amor, la enfermedad, la felicidad, la muerte, la vida que renace.

Fragmento leído en el programa de Radio “El circo Miserable”, conducido por Norberto Verea, por FM Nacional Rock.

Para bajarse el audio, hacer click: aquí

circo de la crueldad (fragmento para radio)

Si el circo romano logró convertirse en una metáfora de nuestro presente es porque es dueño de una verdad que trasciende la historia y nos revela algún indicio de lo que somos: Nadie escapa vivo del circo. Tal es la sentencia que este teatro de la crueldad clava en la testa de los hombres: la postergación del final. Mientras tanto, somos espectadores. Pan y entretenimiento. Contemplamos, cómodamente, la fusión del hombre y la bestia en las arenas de una fatal competencia deportiva. El Dios deportivo decide sobre los vivos y condena el fracaso con la muerte. El éxito consiste en demorar la muerte. Las masas miran tan excitadas como indiferentes: unos mueren ahora, otros más tarde. Tener éxito y permanecer vivo resultan, exactamente, la misma circunstancia. El circo romano no es un juego, ni es un duelo. Es un combate, una selección natural, una eliminación. El pragmatismo romano es una filosofía de carnicero. Su único interrogante es: ¿quién quedará?

Si el lema griego indagaba en el conocimiento de sí mismo, el problema romano es el conocimiento de la situación. Es pura estrategia. El gladiador no conoce, ni le importa, trascendencia alguna. No hay  mañana. Hay “él o yo” “nosotros o ellos”. El gladiador mira hacia arriba. Observa las gradas porque sabe que es allí desde donde viene el juicio del destino: el dedo pulgar y la dirección que elija la satisfacción de la plebe. La filosofía romana es una forma originaria de bilardismo: la auto-conservación equivale a estar entre los vencedores. Para el romano, la crueldad siempre tiene la razón. El resultado, los resultados, son la religión oficial del circo, la revelación mística, el dios único del oportunismo. La cultura de masas nace del estomago romano. Todos los elementos de la fascinación violenta sobre lo decadente, por medios emocionales y masivos, están allí ya presentes. Durante 700 años, consumimos un espectáculo de muerte como esclavos curiosos: matar hoy, morir mañana. Roma es la pulsión de cualquier fascismo. De su anfiteatro insaciable, todos los poderosos del mundo tomaron fiel nota: la fiesta y el terror pueden sintetizarse en el ardiente unísono de los aplausos.

El presente texto fue leído en el programa de radio El Circo Miserable, conducido por Norberto “Ruso” Verea. Se emite de lunes a viernes (0 a 2 AM) por FM Nacional Rock. Para bajarse el audio aquí: http://www.mediafire.com/?241exrqv6a1v9ja

Entrevista a Carlos Abalo por Leonardo Sai

Crisis y Acumulación global de Capital

LS: ¿Está China y su clase dirigente usando el capitalismo mundial para crear una sociedad distinta?[1]

CA:  No hay que hablar de UNA clase dirigente china, simplemente, porque es muy heterogénea. La clase dirigente china está compuesta, en primer lugar, por la jerarquía del Partido Comunista Chino (PCCh) La jerarquía del PCCh es una burocracia, dentro de la cual, hay numerosas tendencias. Desde las más antiguas, encarnadas e influenciadas por el campesinado y por lo que quedó del Maoísmo (hoy son minoría) hasta las comprometidas con este desarrollo económico que es tributario de dos fuentes: La propia burocracia del PCCh, a través de su control de las empresas, el poder que así logra en la sociedad; y el carácter de ser vínculo o instrumento de la burguesía china del exilio (esto es la Clase burguesa Gran China[2] ya que abarca todo el sudeste asiático). Siempre la burguesía expulsada de China, por el maoísmo y la revolución, se refugió en el Sudeste Asiático. Entonces, ellos fueron los principales capitalistas. Lógicamente, primero en Taiwán; Pero también influyeron mucho en Corea, en Indonesia, en Malasia (y no tanto), en Singapur (mucho) en Hong Kong (por supuesto). Esto es una larga historia.

El despertar del sudeste asiático hacia el capitalismo se dio a fines de los sesentas-principios de los setentas y tuvo que ver con poner una valla de contención a China y, a la vez, promover con mano de obra barata la revolución del conocimiento que son, básicamente, los aparatos electrónicos. Dicho de un modo general: Toda la electrónica. El Partido Comunista, en un momento determinado, digamos, cuando toma la política de desarrollo capitalista, la Burguesía Gran China —que había sido inducida por los japoneses y los americanos a desarrollar la electrónica en toda esa zona del pacífico (porque contaban con gobiernos autoritarios y mano de obra muy barata)— se dio cuenta que si China adoptaba esta política, a muchos de ellos, le convenía. Si seguían, políticamente, atados a Japón éste los iba a someter. Si seguían, políticamente, atados a Estados Unidos también. El desarrollo tecnológico que había tenido lugar iba a ser apropiado por el capitalismo occidental. Entendieron que la única manera de llegar al mercado mundial era apoyados sobre un Estado, y este Estado no era otro que el Chino. Esto no fue una cosa de un día para el otro. Fue como “una toma de conciencia”. Y, desde ya, una disputa latente con el PCCh, fundamentalmente, con la burocracia. A la larga, se va a plantear dentro del PCCh cuál de las dos tendencias prevalecerá.

LS: Algunos de ellos hablan de una democratización del PCCh. ¿Democratización formal?

CA:  No te creas. En el PCCh siempre hubo una gran discusión sobre las estrategias. Hubo tendencias siempre. Lo que sucede es que ahora se suma una tendencia, si querés modernizadora-capitalista, que tampoco se sabe a ciencia exacta para qué quiere usar el capitalismo. No obstante, creo que acá hay una experiencia muy importante. Y es la siguiente. La Burguesía Gran China entendió perfectamente:

  1. Que si los soviéticos conducían a una Revolución social iba a ser muy difícil sin el concurso del mercado mundial (la política soviética era aislarse del mercado mundial y desarrollar el socialismo en un solo país).
  2. Después de haber batallado por el socialismo en un solo país y de haber logrado las bases económicas de China, en función del desarrollo interno, observan que no les queda otra que acumular Capital en la arena mundial porque el no-límite que tiene el Capital para acumular, visto desde una perspectiva nacional, es competir en el mercado mundial.
  3. No pueden competir en el mercado mundial sin tener las espaldas cubiertas por un Estado. Como afirmamos: El único Estado que podía responder era el Chino.

Paso algo muy ilustrativo. El Guomindang[3], el Partido Nacionalista de Chiang Kai-shek[4]. Es el partido que fue expulsado en 1949 porla Revolución China y se refugió en Taiwán. Partido típico de la burguesía china. Ese partido hoy se alió con el PCCH. Y volvió a ganar el Guomindang. Taiwán, entonces, está en muy buenas relaciones con China. Aceptan la supremacía China. Y, si se resucitan algún resquemor de la historia, es puramente formal (para callar al Partido Nacionalista y a la pequeña burguesía que, todavía, tiene en el pueblo —sobre todo en los comerciantes— alguna base social). Los tipos que quieren llegar a la cumbre del capitalismo se dan cuenta que necesitan del Estado Chino.

La respuesta a tu pregunta, entonces, es que no hay una homogeneidad. El PCCh resume varias tendencias, entre ellas, las más fuertes, las de la burocracia y las de la burguesía china: La Gran Burguesía “en el exilio”. Digo en el exilio porque la mayoría de ellos, en tantos residentes, están en Taiwán o Hong Kong. Son una parte de la burguesía financiera y otra que puso la guita en el desarrollo industrial.

LS: China nos lleva, directamente, a los Estados Unidos porque son ellos los que han acumulado 900 mil millones de dólares en títulos del Tesoro Norteamericano, son quienes presionaron para que EE.UU resuelva la cuestión de las hipotecas basura, mucho antes de que explotara, públicamente, como crisis de la sub-prime; Y en esa presión misma anticiparon: Ni se les ocurra cerrarnos el mercado, porque vendemos todo. No obstante, China y Japón se hundirían también. No obstante, no es la primera burbuja que arrastra EE.UU… Puntocom, etc.

CA: No arrastra “varias burbujas”. Aparece “como que arrastra burbujas”. El problema ya lo vio Marx en El Capital. El problema teórico, de fondo, es que el Capital tiene expandirse, pero lo que limita esa expansión es la demanda (solvente). Si vos aumentas la demanda te disminuye la capacidad de acumular porque ganas menos.

LS: Por eso Luxemburgo dice que son crisis de sobreproducción o, mejor dicho, la dinámica dela Reproducción Ampliada o la lógica dela Acumulación del Capital.

CA: Luxemburgo decía que se necesitaba un “ente aparte”, que era el papel de los países subdesarrollados en su época. Hilferding pensó una respuesta, basado, en gran parte, en Marx. Lo que descubre Marx, y lo dice que todas las letras: El Capital es el límite a la producción. Cómo la producción se traduce en demanda, hay un límite que lo pone la acumulación misma de Capital.

LS: El Capital es su propio límite.

CA: Exacto. De ahí la idea de que entonces hay que sustituir el régimen social, que es el régimen social, las fuerzas sociales las que ponen un límite, por lo tanto, tenés que reformar la sociedad para permitir un crecimiento económico que se haga acorde con esto. Marx había casi intuido que la forma financiera del Capital era donde podía expandirse más. Esto es lo que toma Hilferding llevándolo a su extremo, llego a demostrar que esto producía lo que hoy llamamos burbujas, las burbujas estallaban y el capitalismo se iba a la mierda. Resultado: En el Capital Productivo el límite aparece enseguida. El ciclo toma la forma de ciclo corto, que se resuelve más o menos de la misma manera. El ciclo se complica cuando aquél otro del que hablaba Rosa Luxemburgo, ese “ente aparte”, es la colonia porque entonces el ciclo necesita el apoyo financiero pero tiene un lugar donde colocarse y extraer plusvalor mayor. El ciclo puede, entonces, alargarse y, a la vez, cuando entra en crisis es más violento. Eso se vio por primera vez en 1873 y 1890 con las primeras experiencias de inversiones en las colonias auspiciadas por el capital financiero. Hay Otro de las Colonias y un Otro Financiero: El capitalismo de las colonias se transforma en el capitalismo de los emergentes, más los países atrasados. Esta “nueva entidad” que aparece se expresa, primero, en el Sudeste Asiático con Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Singapur. ¿Por qué? Por una cuestión política: Son el límite, los bordes, las fronteras del comunismo asiático Ahí ponen el Capital y los dejan, que dejen de ser colonias, y los dejan, repito, por el peligro que China significaba. ¿Y qué pasa? Que el llamado ente aparte se transforma en otra cosa (que el marxismo tradicional no ve porque no captura lo nuevo, siempre ve lo mismo), esto es: Que no hay países desarrollados y sub-desarrollados sino emergentes y que, a la vez, no pueden constituirse si no aparece un Estado. Y este Estado es China.

Ahora retomo. Los chinos entendieron (después de Mao) que la Unión Soviética, con el aislamiento, con el Socialismo en un solo país, conducía a que no pudieran desarrollarse, a que la tecnología fuera más primitiva. Para captar tecnología tenían que acumular capital en el mundo, era la única manera. Reproducir el Capital, al margen del Capital es el sinónimo de todo nacionalismo. Llegar al Mercado Mundial requería un acuerdo con Estados Unidos, y llegó la oportunidad: Los choques fronterizos con los soviéticos en los sesentas. Y los chinos, me parece, que llegaron a la conclusión (una idea que a mí me parece descabellada pero un amigo, Alejandro Horowicz, la sostiene y tiene elementos) de que los rusos se querían apropiar de China. Cosa que resulta difícil porque invadir un país como China es pesado. Quizás, pudieran pensar en alguna zona en especial, comola Mongolia, que fue el objetivo de los japoneses enla Guerra Mundial. Sea por un problema o por otro, China optó por denunciar el expansionismo soviético y, al denunciarlo, llega a un acuerdo con Nixon. Nixon, más bien los intelectuales de la clase dominante (Kissinger), al tener que encarar una política anti-soviética frente a la fuerza que estaba acumulandola Unión Soviética, encaran la ruptura del frente comunista. Y esto coincide con el pensamiento chino, ya sea por el lado de la invasión, como por el lado de la expansión. Lo que ha surgido es una economía que se vale en el mercado mundial por sí misma. No es una economía subordinada de los Estados Unidos.

LS: ¿Y ahora Estados Unidos queda endeudado flagrantemente con los Chinos, con todo el mundo y, al mismo tiempo, el dólar se fortalece más?

CA:  La relación que hay que tener en cuenta es producción mundial y expansión financiera mundial, es decir, totales mundiales. Suponiendo que el PBI esté entre los 45 y 50 billones de dólares, estamos con una suma de derivados financieros de 900 billones de dólares. Como ese monto pasa de mano en mano, transferencias de aquí para allá, continuamente, minuto a minuto (que ni por putas es posible detectar porque incluye sumas no escrituradas, off shores, etc) no se puede recortar y decir es la deuda de Estados Unidos, es la deuda de… En Suma: Ya no podes más que referirte a la acumulación Global del Capital.

LS: En los estados emergentes, década del sesenta, se arma la “teoría de la dependencia”, aparece el desarrollismo, la idea de crecimiento mediante la burguesía nacional, ahora bien ésta desapareció: 76-2001.

CA: No es que las burguesías nacionales —otro tema del marxismo clásico— están destinadas, condenadas, a desaparecer. Esa idea incluye la idea que está detrás: Que cada estadio es definitivo. Y no es así. Lenin creía que el Imperialismo era la última, Hildferding también lo creía. No es así: La expansión del mercado mundial crea una posibilidad de burguesía nacional. Hay sectores muy chicos de la burguesía nacional que saltaron al mercado mundial: Arcor, Deheza, Techint, etc. Es una cuestión de la apuesta que hace el grupo económico. Acá, a diferencia de Brasil, tienen una formación teórica que es la subordinación al grupo agrario. No ahora, pero el Presidente, iba a hablar a la Sociedad Rural, “los padres de la patria”. Esa es la negación de una salida posible de las colonias o emergentes a lo otro. Sucede que la situación mundial presiona mucho para el otro lado, por la demanda de alimentos, el crecimiento de Asia, y este país es el más excedentario en alimentos. Fatalmente: Tiene que darse una batalla. Existe el potencial para que un sector de la burguesía nacional se corra al mercado mundial. Pero ese potencial no se puede desplegar con una práctica provinciana traducida a un Estado que opera en el Mundo.

LS: ¿Qué es lo posible, entonces, parala Argentinahoy? Porque ya no se trata de una “punta tecnológica” y una periferia: Lo que no es Capital Tecnológico tiene fecha de vencimiento, no tiene más cabida.

CA: Hay capital tecnológico en el agro, pero no solo allí. Tenés una cosa que es lo que Brasil quiere tener.La Argentina por su desarrollo de educación científico-tecnológica ha logrado una tecnología importante concentrada en el Estado, como la energía atómica, la aeroespacial. No te olvides que el reactor nuclear de Ucrania, si mal no recuerdo, se fabricó acá. Una parte de este desarrollo fue desarticulado por Menem por presión de Estados Unidos. Hay un desarrollo fuerte concentrado en el Estado. Hay otro que está concentrado, para llamarlo rápidamente, en los privados. Dentro de este sector, el que se destaca es el de los laboratorios. Y después están las PyMES, caso Rafaela. Entonces, lo que quiere, lo que busca, Brasil con Argentina es este desarrollo tecnológico.

Este capitalismo se mueve con dos variantes contradictorias. Por expansión de los nuevos mercados en Asia, lo que arrastra Asia, que es Brasil, Argentina y Venezuela, es decir, América del Sur. Y después por el propio movimiento de Asia, la India, Rusia, China, el BRIC. Teniendo a Brasil al lado, vos tenés que amarrarte a Brasil y de ahí la expansión, la única. China, ya se ve, va a ocupar un papel más grande. La competitividad internacional mayor es todavía la de Estados Unidos, pero con una variante: Con la Industria Militar.Si sacas eso, la competitividad mayor es de Europa. Los europeos no se atreven a dar ese paso porque ante la compulsión política mundial: ¿Quién los sostienen? Estados Unidos. Un escudo. Por eso, el pensamiento conservador en Europa. Y Obama expresa un sector del establishment norteamericano que se da cuenta que esta crisis es insoportable para Estados Unidos. Lo que aparece entonces es el cuestionamiento a la expansión unilateral. El Capital no puede expandirse unilateralmente, menos cuando el empuje proviene de China. Por eso, Obama habla de acordar con Europa y con Rusia. Militarmente no se pueden mantener, esta a la vista. Se impone, por el movimiento de las cosas o lucha de clases o movimiento social que produce el capitalismo, la discusión de la unilateralidad, cediendo. ¿Por qué? Porque esta China, porque se viene el BRIC, y Europa, ante esta realidad, no va quedarse, simplemente, parada ahí. Es un movimiento por verse, a futuro, pero esta ahí. Esto es lo que se está desenvolviendo en el mundo. En 20, 25 años China va a pasar al primer lugar.


[1] Creemos que las modificaciones producidas por el avance chino no pueden considerarse como cíclicas ni temporales sino que constituyen una reestructuración fundamental del sistema global de negocios y un nuevo posicionamiento de los principales interesados. Como afirma Oded Shenkar El florecimiento de la China al despuntar el siglo XXI se refleja no sólo en una inundación de importaciones baratas, la decadencia de algunos segmentos del sector manufacturero en otros países o el traslado de empleos al exterior, todas tendencias importantes. No sería una exageración decir que el progreso de la China marca una línea divisoria que cambiará el panorama mundial y que es equivalente al ascendente de los Estados Unidos como potencia mundial económica, política y militar en el último siglo. Si las actuales tendencias continúan, la China superará a los  Estados Unidos y llegará a ser la mayor economía del mundo (en lo relacionado con la paridad del poder adquisitivo) a la vuelta de dos décadas o acaso menos… (El siglo de China; Verticales de Bolsillo; 2008)

[2] En un sentido cultural, económico y geopolítico, la China comprende no sólo la República Popular sino también Hong Kong, centro empresarial que a partir de 1977 se convirtió en una Región Administrativa Especial, con su propia jurisdicción en materia de comercio e inversión extranjera; Taiwán, isla tecnológicamente avanzada pese a su discutible situación política (la China la considera una provincia rebelde) que se esta integrando más y más en la economía china; Singapur, predominantemente chino, centro manufacturero de alta tecnología y base de muchas empresas multinacionales; y una vasta diáspora china que ocupa las filas de muchas de las elites comerciales del Asia sudoriental, las cuales ejercen sus actividades en los círculos de los negocios del mundo entero. Júntense estas piezas del rompecabezas chino y se encontrará un potencial sin igual: concentración de recursos humanos, las más numerosa del mundo y que incluye un gran número de científicos, ingenieros y ejecutivos veteranos; una infraestructura tecnológica avanzada que progresa con rapidez; una posición de liderazgo en muchas de las nuevas tecnologías (Taiwán es la mayor productora mundial de computadoras portátiles); amplio capital (las economías combinadas de la China, Taiwán, Hong Kong y Singapur poseen reservas de divisas extranjeras por valor de 75.000 millones de dólares); Una posición dominante comercial; Bases importantes y sedes regionales de compañías multinacionales (Shangai, Hong Kong, Singapur); y conocimiento de los negocios globales (diáspora China) Este “rompecabezas” es la China Mayor o Gran China:  Con un valor de cerca 1.4 millones de millones de dólares, el comercio de mercancías de la China Mayor (la República Popular China, Hong Kong, Taiwán y Singapur) sólo es superado por la Unión Europea y los Estados Unidos, y constituye casi el doble del volumen japonés. En la nueva economía global este volumen constituye la base de un enorme poder de negociación, a tiempo que otros países sopesan su respuesa a las cuestiones comerciales y económicas en el contexto de sus propias exportaciones. La China Mayor se está convirtiendo rápidamente en el núcleo de una economía asiática más grande aún y en expansión. La China continental ya es el mayor mercado de exportación para Corea del Sur, mientras que la China Mayor es el mercado más grande para casi todos los demás países del Asia.  Ver: Oded Shenkar; El Siglo de China; Bolsillo; 2008.

[3] Guomindang o Kuomintang (en chino, ‘Partido Nacional del Pueblo’), partido político de China, formado durante la revolución de 1911, cuya actividad llevó al derrocamiento de la dinastía Qing (Manchú) y al establecimiento de un gobierno republicano. El Guomindang fue fundado por el líder revolucionario nacionalista Sun Yat-sen, cuya elección en 1911 como presidente provisional de la república convirtió al Guomindang en el principal partido del nuevo gobierno. Sin embargo, al año siguiente, el líder militar Yuan Shikai sucedió a Sun como presidente y expulsó al Goumindang del gobierno, por considerar su política autocrática y opuesta a la de los representantes del partido.

Después dela I Guerra Mundial el Guomindang estableció su propio gobierno en el sur de China y trató de asegurarse el reconocimiento de las principales potencias extranjeras, aunque sólo consiguió el dela Unión Soviética.El partido celebró su primer congreso nacional en 1924; entre los delegados hubo numerosos grupos no pertenecientes al Guomindang, en especial los representantes del Partido Comunista chino, que ejercieron una gran influencia sobre las decisiones del congreso. Entre 1924 y 1927 el poder de los comunistas dentro del Guomindang aumentó rápidamente; pero en el último año Jiang Jieshi (Chiang Kai-shek), oficial militar y líder de una de las facciones derechistas del partido, expulsó a los comunistas e inició una campaña militar para la conquista y unificación de toda China bajo la bandera del Guomindang. A finales de 1928 esta campaña ya había triunfado; el Guomindang inició un periodo de ‘tutela política’, durante el cual el partido dirigía el gobierno al mismo tiempo que informaba al pueblo sobre sus derechos políticos. Este periodo, que en un principio debía finalizar en 1935, se prolongó (debido a la guerra contra Japón) hasta finales de 1947, fecha en que fue promulgada una nueva constitución.

Mientras tanto, tras el fin dela II Guerra Mundial, los comunistas, que operaban desde sus bases en el norte de China y Dongbei Pingyuan (Manchuria), habían reanudado las hostilidades contra el régimen nacionalista del Guomindang. Los intentos de mediar en el conflicto por parte del gobierno de Estados Unidos en 1946 fracasaron. En el sangriento enfrentamiento que se originó, los ejércitos nacionalistas sufrieron graves derrotas, y a mediados de 1949 los comunistas controlaban la mayor parte del territorio chino. El Guomindang y el resto de sus ejércitos, casi dos millones de hombres en total, se retiraron en el verano de1949 ala isla de Taiwan. Con la ayuda económica de Estados Unidos y bajo el liderazgo de Jiang Jieshi, el Guomindang consolidó progresivamente su dominio sobre Taiwan, territorio donde ha seguido gobernando. A la muerte de Jiang en 1975, la dirección del Guomindang fue asumida por su hijo, Jiang Jingguo. Tras su muerte en 1988, Lee Teng-hui se convirtió en el primer presidente taiwanés del partido.

[4]  Jiang Jieshi o Chiang Kai-shek (1887-1975), político y líder militar chino, que fue una figura fundamental en la historia de la moderna China.
Chiang nació en Fenghua (provincia de Zhejiang) el 31 de octubre de 1887. Tras adiestrarse enla Academia Militar Nacional de Baoding, marchó a Tokyo en 1907. Allí asistió al Colegio del Estado Mayor del Ejército y conoció a Sun Yat-sen. Chiang se unió ala Liga Revolucionaria Unificada de Sun (Tongmeng hui), organización secreta y precedente del Guomindang (Kuomintang), Partido Nacionalista chino. Cuando surgió el levantamiento de 1911 en China, Chiang regresó a Shanghai, donde participó en el derrocamiento del gobierno imperial y en la fundación dela República de China (1912). También participó en la siguiente segunda revolución (1913) y en la campaña (1915-1916) contra el jefe militar Yuan Shikai. En 1923, cuando buscaba ayuda del gobierno soviético, Sun envió a Chiang ala URSS a estudiar el ejército soviético y los sistemas sociales. En 1924 se convirtió en superintendente dela Academia Militar de Huangpu, centro de adiestramiento del ejército del KMT.

Las luchas internas agitaron al KMT poco después de la muerte de Sun en 1925, pero el poder militar siguió en manos de Chiang y como comandante en jefe del Ejército Revolucionario Nacional surgió como el líder más poderoso del partido. En 1926 se embarcó en la expedición al Norte para aplastar a los jefes militares del norte. Mientras todavía se llevaba a cabo esta campaña en 1927, Chiang, a punto de entrar, a través del matrimonio, en la familia Song, linaje acaudalado y de banqueros educados en Occidente, terminó con la alianza del Guomindang con los comunistas y ordenó su liquidación. Poco a poco desarrolló una ideología confuciana autoritaria, el ‘movimiento nueva vida’, como alternativa al comunismo.
Después de unificar China bajo su propio liderazgo, Chiang lanzó una serie de campañas a principios de la década de 1930 contra los comunistas dirigidos por Mao Zedong (Mao Tsé-tung) y Zhou Enlai (Chou En-lai), mientras también ofrecía resistencia a los japoneses, que habían invadido Dongbei Pingyuan (Manchuria) en 1931. Esta política obligó a los comunistas a iniciar su Larga Marcha en 1934. También provocó que el general nacionalista Zhang Xueliang raptara a Chiang —la denominada emboscada de Xi’an— en 1936. Tras su liberación, comenzó a surgir un frente nacional unificado contra los japoneses. Fue elegido líder del Guomindang en 1938.
La guerra a gran escala con Japón se inició al año siguiente. Durante esta fase dela II Guerra Mundial (1937-1945), Chiang surgió como líder nacional y mundial. Mientras seguía con sus esfuerzos para contener a los comunistas, movilizó los recursos nacionales de China en un esfuerzo por resistir la invasión japonesa. En 1942 se convirtió en comandante supremo de las fuerzas aliadas en la zona de influencia de China y un año después representó a su país en la conferencia de El Cairo.

Cuando los japoneses fueron finalmente expulsados en 1945, Chiang se enfrentó inmediatamente al reto comunista por la supremacía y de nuevo se produjo la guerra civil. Los intentos de mediación de Estados Unidos entre ambas partes fracasaron y en 1947 el ejército comunista llevó a cabo una ofensiva general, obteniendo victorias en Henan y al norte de Hebei. La batalla de Huaihai (1948-1949) supuso otro desastre para Chiang y cuando el general Fu Zuoyi (1895-1974), jefe de la región de Pekín-Tianjin, se rindió a los comunistas a principios de 1949, las fuerzas nacionalistas se hundieron. Después de que los comunistas consiguieran rápidamente el control de todo el país, Chiang fue obligado a trasladarse a la isla de Taiwan.

En Taiwan, con ayuda militar y económica de Estados Unidos, Chiang pudo estabilizar la situación y realizar un ambicioso programa de desarrollo económico. También amplió su base política reformando el Guomindang e introduciendo el talento taiwanés nativo en su gobierno, que seguía siendo personal y autoritario. Bajo su liderazgo, Taiwan comenzó a modernizar su agricultura e industria y el país se hizo muy competitivo en comercio exterior.

A principios de la década de 1970 el gobierno de Chiang sufrió graves reveses en el ámbito internacional cuando Japón y Estados Unidos comenzaron a mejorar las relaciones con el gobierno comunista chino. Chiang murió después de una larga enfermedad el 5 de abril de 1975, habiendo nombrado como sucesor a su hijo Jiang Jingguo.

para bajar la entrevista aquí: Entrevista a Carlos Abalo

CV-Abalo-Carlos

Goce de lo bajo (fragmento para radio)

No se puede mirar mucha televisión. Los cinco canales de aire son al pensamiento lo que el Mc Pollo a la vesícula: Una patada efectiva. La tele es el exceso puro de la grasa, obesa de idiota. Yo sé que es redundante, pero hablar de Marcelo es hablar de toda la televisión argentina. No mencionarlo es, sencillamente, no hablar del asunto. Está claro que no es un empresario sino un conversar acerca de nosotros mismos: De lo que nosotros hacemos de Tinelli. Que esto quede bien claro: Siempre nos da lo que pedimos. Desde “Deportes en el Recuerdo” al “Bailando por el caño” y los quilombos del chocolatero laxante: Showmatch tiene el comentario de lo cotidiano. El “blabablabla” es también Mercado: Sello de “Ideas del Sur”.

Supongamos un “nadie” que se presenta, ese rostro anónimo que, por el transitar de las cosas, aparece en la vida  —Parada de colectivo, taxi, sala de espera, comentario de oficina, ocasión de un pis de baño público, hablar del subte acurrucado de sudor incómodo— el fantasma del señor del Cuadrado aparece como gatillo que dispara la charla:

A: Dicen que cortan la luz a las once…

B: Mejor, así no ven a la pelotuda de Alfano…

¿Cuántas veces escuchamos cosas así? ¿Y cuántas veces escuchamos a los pecaminosos que dicen “yo a Tinelli no lo miro, pero ¡qué querés lo pasa TVR!”? Porque con TVR hacemos la pose de “pensamiento crítico”. Hasta no hace mucho tiempo, la muletilla que insinuaba la charla amistosa entre adultos en una estación de servicios, entre mesas de billar, era el fútbol. Hoy es el reality de los otros y de sí mismo, la mediática del evento registrado: Fotolog, twitter, facebook. Hay que desparramarse en los medios. No basta un solo lugar. Nuestra vida tiene ya mucho de Zapping. De Susana a Tinelli, tenemos los seis millones del Bicentenario, minuto a minuto, pegados al chiste de Gasalla, al culo del momento, al hocico de Bizcochito. Y cuanto más chiquito es nuestro mundo, más adicto el pegamento que nos tiene adosados a lo que nunca seremos. La tele nos roba el rostro, nos devuelve la imagen patética de una efervescencia quieta de sillón, metáfora de nuestra impotencia.

La tele no nos evade, nos contrae. Ya ni siquiera podemos hacer zapping: Lo hace por nosotros. La tele opera la ideología cuando el espectador relaja su ano. Creo que lo mejor de la tele son hoy las publicidades: El ingenio publicitario tiene el poder de la alquimia. Desde el plato que viene volando y se estrola contra el rostro de la secretaria para venderte el digestivo hasta la cerveza que se roba la mística religiosa para imponerte la escena feliz del festejo. La publicidad es el saber especializado que nos dice cómo presentar la emoción y disponer los sentidos. La dulzura con el bombón, la amistad con la cerveza, la profilaxis con un tipo particular de labio, la seriedad con un tono de voz determinado, el cinismo con una marca ejemplar de humo. Desde hace décadas, lo que a cuenta gotas apenas tenemos, es inteligencia. Además de humor, es la razón de que Peter Capussuto brille como brilla: Su inteligencia descuella por su diferencia. Por el mismo motivo, extrañamos al puto descomunal, el genial Fernando Peña.

A cuenta gotas ganamos con el Cuadrado algo de lo humano, de la bestia es todo nuestro goce. Ni CQC ya se salva de la cloaca, ese amarillismo presentado con look de Blues Brothers… Como versión municipal de Mc Cartney tocando el piano para Putin.

La canción lo grita agónica: “¡Bajo! ¡Bajo! ¡mostrá un poco de compasión!

Para bajarse el audio:

http://www.mediafire.com/?lwj5ohbro6nbf7w

Infinita conexión del mercado mundial

Ni viento de cola ni soberanía nacional

Por Leonardo Sai

¿Qué no diríamos, que no haríamos para huir de dolores tan grandes?

Ensayos

Michel de Montaigne

La economía mundial no sufrió el colapso último tan esperado por cineastas y escritores de ficción, estilistas de una pulsión apocalíptica que, lejos de ser monopolio del pueblo del desierto, es una necesidad del pensamiento fanático, neo-liberal o marxista: las ortodoxias desean el fin del mundo. Viven en un imaginario de diluvio. En el diluvio, el terreno común de la realidad exterior es sustituido por la acuosidad vacilante de lo propio: un estar a la deriva, adentro y afuera. El pensamiento objetivo se disuelve en la incertidumbre que todo lo inunda con su destrucción permanente; la propia corriente como única firmeza. Los mercados financieros continuaron aumentando sin cesar hasta hace un mes atrás, a pesar del desastre en Japón, la guerra y conflictividad en Medio Oriente, las subas en alimentos, petróleo, materias primas. Los mercados degluten cualquier sufrimiento humano: arreglan con otro tirano, reconstruyen Japón como “oportunidad de revitalizar la economía”, controlan a los especuladores volcando excedentes en infraestructuras “emergentes”. Solo una sola cosa no soportan: que el deudor, agónico, diga basta, no garpe. Kirchner es el fantasma que azota Europa con aura de “re-estructuración histórica”. Grecia puede no pagar; Estados Unidos, por el tamaño de su déficit, puede no pagar; España, Irlanda, Italia pueden reventar en cualquier momento y declarar default. Ya no hay más “estímulos” para el “crecimiento anémico”. Pero no se trata, desde luego, del fin del mundo sino del colapso terrible del pensamiento ortodoxo en el seno del capitalismo central. Nunca lo reconocerán. Trataran de seducir a los BRICS, apócope que les pertenece, que tengan mas votos, que tengan mayor peso en el FMI, que hagan sus pequeñas reformas y movamos la rueda del eterno retorno de lo mismo. Grecia.

***

Cuando Grecia adoptó, en 2002, el euro como moneda, los niveles de productividad de su economía eran aproximadamente un 88% de la productividad promedio de la Unión Europea y, desde entonces, la competitividad se fue erosionando. A partir de 2002 existió cierta euforia inversora, y entrada de capitales, destinados al crédito para el consumo de hogares, financiar la obra pública. Lo decisivo fue la fuerte presión competitiva del capital alemán. Para Alemania la adopción del euro significó una devaluación cambiaria con relación al antiguo marco. Estos datos son corroborados por las estadísticas de productividad de la OECD. En 2008, y con un índice EUA = 100, el producto por hora trabajada en Grecia era de apenas el 58% del de EUA (el de Alemania era el 91,4 y el de Francia el 96,2) Dicho de otro modo: El capitalismo tecnológico alemán, al dominar la escena de la economía de la Unión Europea, impone a los países de menor potenciación tecnológica del trabajo las condiciones estructurales de su déficit en cuenta corriente. Esta situación fue aprovechada, jugosamente, por el capital financiero europeo que fue cebando, alimentando, con lo cual, al tiempo que financiaron proyectos productivos públicos, taponaron las diferencias de productividad del trabajo, postergaron las contradicciones de la economía europea, bajo la ilusión de la moneda común, hasta que saltaron todas juntas en la apócope racista: PIGS.¿Cómo explicamos lo que de conjunto acontece en Europa?

El capitalismo tecnológico, de fuerte representación alemana, provocó una brusca devaluación de conjunto para la zona del euro, una tenaz y duradera desvalorización de la fuerza de trabajo europea (los países de la OCDE deben crear 17 millones de empleos para recuperar las tasas pre-crisis) por la necesidad apremiante de la competencia capitalista que se implica con el ascenso del capitalismo asiático, al tiempo que capturan a los estados de menor potenciación tecnológica del capital a la dinámica financiera encabezada por el acuerdo del FMI con el BCE (tanto la FED como el BCE han anunciado que mantendrán mínimos históricos en sus tasas de interés de referencia) fundamentalmente comandado por los intereses alemanes, franceses e ingleses, en un contexto turbulento que volvió a encontrar a los bonos de USA, Alemania y al oro como reserva de valor. Dicho de otro modo: Las potencias europeas no impusieron los ajustes para ingresar a “los noventas argentinos” sino para sujetarse, estrictamente, a la competencia capitalista mundial del XXI. Sostener que la Unión Europea entró a la “convertibilidad argentina” es pensar que la economía mundial cabe entera en un cafecito de la Capital Federal. No obstante, la analogía captura y advierte el proceso: La Argentina salió del hipnótico 1 a 1 no por decisión consciente sino por necesidad de la implosión. Del mismo modo, Portugal, España, Irlanda y España no es por decisión soberana que se alejarán de una zona euro re-estructurada sino por necesidades de deudor agónico.

***

Gustavo Grobocopatel escribió el 21 de junio en el diario de la denominada “oligarquía bostera” un artículo que merece nuestra atención. Para buscarlo en el google: Emprendedores globales para un mundo mejor. En la nota alimenta lo que constituye para incrédulos, una ficción,  un  mito. Se trata de loscreadores de riqueza. Estos seres extraordinarios que empiezan a los seis años haciendo trabajo infantil y logran, en Singapur, levantar una empresa purificadora de agua que factura 400 millones de dólares al año. La cuestión, más allá de todo los condicionantes y causas de tipo material, se reduce al siguiente dilema: ¿qué peso tienen los emprendedores en la economía del capital? Obviamente, no se trata de “creer o no creer” en la existencia de emprendedores. No es un disyuntiva mágica sino, estrictamente, estadística. Millones van a Harvard y Facebook se lo ocurre a uno solo. Maradonas no surgen en masa, son capitales diferenciados en la sociedad posmoderna. ¿Qué peso tienen estos cerebros?

Algunos los consideran el sujeto central de la economía. Otros consideran que si no le chupan la sangre al obrero, sus cerebros, se reducen a la mera contemplación platónico-onanista de la Idea bella. Pero, la verdad parece ser que, día a día, el capitalismo mundial bebe de estas innovaciones singulares, nacidas de cualquier parte del mundo, como agua divina del plusvalor. ¿Qué es lo importante en el artículo del Rey del Soja? Al mundo de la acumulación del capitalismo tecnológico global ya no lo mueven las burguesías industriales sino emprendedores globales en un espacio-límite de negocios que no son los estados nacionales sino nuestra propia imaginación como patria y el horizonte de actuación que nos demos a nosotros mismos. ¿Una grosera obviedad? El lector desprevenido puede haberse visto, muchas veces, atestado con el panfleto institucional de “buscamos emprendedores porque en ellos confiamos nuestro futuro”. Este tipo de estupideces que se reduce a catering, sándwich de miga, PowerPoints en un lujoso hotel no roza el asunto. Contrapongamos a este pensamiento del Grobo, sobre eldesarrollo en la sociedad del Veintiuno, un pequeño párrafo de Aldo Ferrer, el superstar de la heterodoxia:

El desarrollo económico es un proceso de transformación de la economía y la sociedad fundado en la acumulación de capital, tecnología, capacidad de organización de recursos, educación y madurez de las instituciones, dentro de las cuales se procesan los conflictos y se actualiza el potencial de los recursos. En este sentido amplio, el desarrollo es acumulación y ésta se produce, en primer lugar, en un espacio nacional donde el Estado y la sociedad ejercen el poder suficiente para organizar los recursos, gestionar el conocimiento y apropiarse de sus frutos (Prólogo Aldo Ferrer a “El modelo de desarrollo en Argentina”; Eduardo Luis Curia; FCE; 2011)

Aldo Ferrer

Image via Wikipedia

Este párrafo podría haber sido escrito en 1945. La sociedad presente que estudiamos los sociólogos tiene poco que ver con esta “síntesis del concepto” que hace Ferrer. La acumulación no se nos presenta “nacional-centrada” sino mundializada; la acumulación mundial del capital pone en el centro a la tecnología, subsumiendo por innovaciones radicales generales y globales, a los estados-nación que solo puede adaptarse, con mayor o menor cintura, a descubrimientos que organizan la vida social de una sociedad que ya no resuelve sus conflictos en un marco nacional sino bajo la tutela permanente del derecho internacional. Esto no quiere decir ni que el estado halla desaparecido, ni que es impotente, ni nada de lo que constituye los versos manifiestos del “globalismo”. Para Aldo Ferrer, el futuro es siempre el futuro de nuestro pasado; su único dilema es el mismo del gobierno, de la heterodoxia desarrollista y neo-keynesiana, de los neo-menemistas, de los campestres y anti-kirchneristas, esto es, el macizo estancamiento de la sociedad argentina: Devaluar, no devaluar, vacilar.

Creemos que lo que Grobocopatel afirma es una diferencia histórica: la transformación de la economía y la sociedad, a través del capitalismo, dependen cada vez más de emprendedores a escala mundial porque tal es el piso dado de las fuerzas productivas siendo el rol del espacio nacional potenciar estos descubrimientos, emprendimientos, que son anteriores a la dinámica de la inversión y la industria, porque de lo que se trata no es de desarrollar al país repitiendo la historia de las sustituciones de importaciones sino de desarrollar una estructura empresarial privada, estatal o mixta, innovadora, audaz, perseverante, sostenible en una economía global muy competitiva, donde lo que el Estado Nacional debe asegurar es, en todo caso, su existencia y salto de tipo trasnacional. Una verdadera revolución patriótica del siglo que amanece.

Pero, los argentinos, tenemos preocupaciones más urgentes e importantes: River y Grondona, las Madres de la Plaza y Sergio, La Opo y Ale Apo, el twitter de Aníbal Fernández y el impresentable de Magnetto, las estupideces de Mauri y las jetoniadas de Santa Lilita… En fin: un mundo de ansiedades de video clip, un circo miserable.

***

El ciclo de negocios esta regido por las tendencias mundiales objetivas de la acumulación del capital. Para el presente ciclo de negocios, los dólares que imprime la Reserva Federal resultan en lluvia de dólares sobre los emergentes, en especial, Brasil. La relación de la política electoralista con este ciclo de negocios, empujado, fundamentalmente, por China, puede consolidar, profundizar determinados sectores productivos. También puede retraer, desalentar expectativas (sectoriales, individuales) sobre otros sectores. Jamás modificar su curso sin hacerse, previamente, de la manija del poder de los aparatos del Estado. Imaginemos un ejemplo.

Un candidato x es financiado por los Rocca, esto es, el grupo Techint.  Detrás del aparente “sentimiento nacionalista” de Don Paolo no se encuentra, obviamente, el interés del conjunto de la sociedad argentina sino el problema competitivo del grupo económico transnacional respecto de China. ¿Qué pasaría si ese candidato gana? ¿Sería el ascenso de una burguesía industrial? ¿O el escudo que necesita un grupo económico, poderoso y prestigioso, para hacerse a su vez con privilegios para cubrirse del daño que la competencia mundial emergente le causa? La economía argentina no está “re primarizada”, como afirma Techint, por integrarse al comercio del PCCH. Lo que hace falta es diversificar más la estructura industrial y potenciar el comercio con la economía del Dragón. Este ejemplo nos permite afirmar que ciclo de negocios y política no constituyen una determinación unilateral, entre uno sobre el otro, sino una trama para ganar la dirección del Estado y vincularse así, de una manera o de otra, respecto de la acumulación mundial del capital. La diferencia entre esas “maneras” de establecer la vinculación, el “hilo conductor”, la relación con “la globalización”, la “forma de inserción en los mercados”, hace a lo que, más tarde, se percibe en tanto “modelo económico”.

El inteligente economista Eduardo Luis Curia afirma que, en la Argentina, la fórmula el ciclo es la tendencia tiene pleno vigor; insiste, tenazmente, en los problemas del presente. No existe una onda subyacente, una tendencia, más o menos, cómoda que pueda subsistir más allá del cambio epidérmico de las instituciones de la política. No dice otra cosa la política profesional cuando advierte que “lo que está en juego es el rumbo del modelo” en referencia a las elecciones presidenciales.

Cabe preguntarnos: ¿la profundización del modelo neo-desarrollista es una profundización acorde a la sociedad actual o es la reconstrucción fallida de un anacronismo? Sea como fuere, quien escribe sostiene que, en el peor de los escenarios, se trata de un dilema menos doloroso que el programa imposible del odio compacto.

Bibliografía:

1- El modelo de desarrollo en Argentina; Prólogo de Aldo Ferrer; Eduardo Luis Curia; FCE; 2011.

Para bajar el texto en formato word: Infinita conexión del mercado mundial

Publicado originalmente en BLOG COLECTIVO NACIÓN APACHE