Situación de la crisis del capitalismo mundial

Por Leonardo Sai [1]

En momentos en que la compra y la venta se afirman como actos esencialmente distintos, tiene lugar la depreciación general de todas las mercancías. En momentos en que se pone de manifiesto que el dinero es sólo medio de cambio, tiene lugar la depreciación del dinero. Caída o elevación general de los precios.

Grundrisse. Tomo I

Carlos Marx

I.  Estados Unidos

El impulso a la recuperación de la economía norteamericana, sea por el lado de la demanda (consumo) como por el lado de la oferta (inversión en máquinas / capacidad industrial) se muestra agotado dado que la capacidad instalada se ubica en el 74.4%, por encima del piso de la recesión cuando tocó el 64.4%, pero más baja que el promedio histórico (1972-2010) del 79%. Esto quiere decir que si bien la economía aumentó la productividad (menos trabajadores, contención de los salarios) tanto como la rentabilidad ambas variables se combinan con un persistente bajo nivel de inversión en capacidad industrial lo cual equivale a afirmar que existe un grado importante de sobrecapacidad industrial y una sobreproducción que no está encontrando mercado interno para satisfacerse y así re-lanzar la acumulación o recuperación económica de conjunto. Esta situación pone a la exportación como único oxígeno e impulso y forma parte de la estrategia de depreciación del valor de dólar (en los últimos 12 meses, hasta mayo de 2011, el dólar cayó un 10.6% con relación a las principales divisas) para, a un mismo tiempo, pagar deuda externa más barata y hacer más competitivos los productos norteamericanos. Pero este frente aparece amenazado por la situación de Europa y Japón y el descontento creciente, cada vez más ruidoso, de Brasil, China y Rusia. Putin, por ejemplo, recientemente, declaró que los Estados Unidos, mediante el dólar, resultan “parásitos” de la economía mundial. Los cimbronazos financieros, sin embargo, no implicaron desprendimientos de Bonos del Tesoro Norteamericano sino su resistente atesoramiento y también diversificación de las tenencias (en el real, yen, franco suizo, dólar neocelandés) en tanto reserva de valor junto al oro poniendo en evidencia la denominada “corrida hacia la liquidez”.

II.  Europa

El debilitamiento de la demanda está llevando a una guerra de preciosporque, al igual que en Estados Unidos, no es el mercado interno el motor de la recuperación económica sino las exportaciones, principalmente, del capital alemán: la zona euro con un 10% promedio de desempleo no empuja hacia ningún lado. A esta situación de debilidad general de la economía, constitutiva de la alta exposición del sector financiero con las deudas en Grecia, Portugal, España e Italia, se suma la probabilidad de que muchos préstamos no se puedan cobrar por la caída de los negocios. Esto desemboca en el comportamiento mencionado de la “preferencia por la liquidez” (corrida hacia la liquidez en las bolsas que se desploman unas a otras) que muchos economistas ya están registrando como signo de retracción de los negocios.

III.  Crisis Griega

Cuando Grecia adoptó, en 2002, el euro como moneda, los niveles de productividad de su economía eran aproximadamente un 88% de la productividad promedio de la Unión Europea y, desde entonces, la competitividad se fue erosionando. A partir de 2002 existió cierta euforia inversora, y entrada de capitales, destinados al crédito para el consumo de hogares, financiar la obra pública. Lo decisivo fue la fuerte presión competitiva del capital alemán. Para Alemania, la adopción del euro significó una devaluación cambiaria con relación al antiguo marco. Estos datos son corroborados por las estadísticas de productividad de la OECD. En 2008, y con un índice EUA = 100, el producto por hora trabajada en Grecia era de apenas el 58% del de EUA (el de Alemania era el 91,4 y el de Francia el 96,2) El capitalismo tecnológico alemán, al dominar la escena de la economía de la Unión Europea, impone a los países de menor potencia tecnológica las condiciones estructurales del déficit en cuenta corriente, esto es, el liderazgo alemán en las exportaciones es el mismo movimiento que crea las condiciones para que los mal denominados PIGS financien la permanencia en la Unión Europea con endeudamiento creciente. Esta situación fue “taponada” por el capital financiero europeo que, si bien se involucro con proyectos productivos públicos, los mismos no modificaron las diferencias de productividad sino, en todo caso, las postergaron bajo la unidad monetaria hasta que saltaron todas juntas en la apócope racista PIGS. Dicho de otro modo: el capitalismo tecnológico, de fuerte presencia alemana, está provocando una tenaz desvalorización de la fuerza de trabajo europea (los países de la OCDE deben crear 17 millones de empleos para recuperar las tasas pre-crisis) para ajustarse a la competencia del ascenso asiático. En este sentido: el acuerdo del FMI con el BCE, para los continuos “paquetes de rescate tras paquetes de rescates”, es el modo mediante el cual Alemania asegura su competitividad liquidando, a largo plazo, la productividad de sus competidores.

IV.  China

China aún proyecta otro año de alto crecimiento en 9.6%. Sin embargo, si sus principales mercados reducen la demanda, ajustará su gasto, impactando en un menor consumo de materias primas buscando el descenso de los precios internacionales de los commodities. En 2010, China exportó 1.6 B de dóls, un 31% por encima de 2009. El destino de las mismas es: la Unión Europea (20% del total); Estados Unidos (18% del total); Hong Kong (14% del total) Dentro de la UE: Alemania lidera las compras, seguida por Países Bajos, Inglaterra, Italia. En el 2009 cuando los Estados Unidos y la UE atravesaron una fuerte recesión, las exportaciones chinas cayeron un 16%. En ese año, la UE compró un 14% menos y Estados Unidos un 12% y las importaciones en China se redujeron un 11%. La Argentina, simplemente, no creció a lo largo de todo el año y existió una destrucción de empleo no reconocida de más de cien mil puestos de trabajo. China es, desde luego, un gran comprador: Japón es su principal proveedor (13.8%); seguido por la UE (13.2%) Corea del Sur (10.8%) y Estados Unidos (8%) China importa, esencialmente, materias primas como hierro, acero, petróleo, aluminio, plásticos, químicos, alimentos. Cabe mencionar que algunos analistas (Roubini) afirman que existe una situación de sobrecapacidad productivaen China y presentaría un complejo escenario financiero en 2013. Por el momento, China planea cerrar el 2011 con 10 millones de viviendas de bajo costo. Planes de vivienda e infraestructura (conservación de agua y ferrocarriles de alta velocidad) motorizan la demanda.

V.  Brasil y el Mercosur

La caída del valor del dólar en Brasil fue contundente: el 25 de julio alcanzó su menor cotización desde 1999, cerrando a 1.541 reales. Esta situación obligó al Ministro de Hacienda, Guido Mantega, a adoptar mayores medidas para frenar la depreciación del dólar. La principal regulación es un impuesto del 1% sobre las operaciones con derivados cambiarios en el mercado a futuro donde muchos inversores y empresas apuestan a un alza o baja del valor del dólar frente al real. La medida establece que en cualquier momento este nuevo gravamen puede ser aumentado hasta el 25% para reducir el margen de ganancia de los especuladores. Mantega culpa a Estados Unidos de inundar con liquidez a los países emergentes como estrategia para valorizar excesivamente los tipos de cambio y apuntalar sus exportaciones. Mantega tiene razones para pensar de este modo. El FMI, por ejemplo, estima que “hay una cierta sobreevaluación del dólar” y propugna por una “mayor depreciación del dólar para reducir el déficit de cuentas corrientes norteamericano” (declaraciones del 25 de julio) No obstante, los dichos del Ministro brasileño se contradicen con el aumento de las tasas de interés brasileñas del 12.25% al 12.50% lo cual implica, necesariamente, una mayor atracción hacia el carioca del flujo de dólares. En la medida que Brasil, al mismo tiempo, logre exportaciones muy fuertes, esto es, superávit comercial de 16.1 mil millones de dóls, una expansión del 74% i.a la dinámica productiva y financiera coexistirán. Tan solo en los primeros seis meses de este año, Brasil recibió el récord de 32.500 M de dóls de inversión extranjera directa, la mayor cifra desde 1947 y casi el triple del mismo período en el 2010.

La continua apreciación del real brasileño hace de la región MERCOSUR la plataforma más económica para encauzar procesos de acople industrial. No obstante, el desarrollo integrado productivo es rudimentario y solo involucra ramas productivas específicas. Estamos muy lejos de un desarrollo regional general, diversificado y extendido a una pluralidad de ramas. No constituye el límite del MERCOSUR como horizonte de posibilidades dado que el MERCOSUR puede conducir al capitalismo periférico latinoamericano hacia el capitalismo de los emergentes siempre y cuando se fortalezca como bloque productivo asociado. Tal constituye el MERCOSUR como proyecto productivo. No es lo que se comprueba en la realidad de los hechos económicos donde lo que pesa son las decisiones nacionales y la competencia por el mercado mundial (Brasil y Argentina, por caso, venden los mismos productos) Brasil lanzó el 2 de Agosto un millonario plan, denominado “Plan Brasil Más Grande”, que contempla exoneraciones e incentivos por 25.000 M de reales (16.000 M de dóls) para fortalecer a su industria. Los puntos clave: 1) las compras del gobierno de Brasil tendrán como preferencia productos fabricados en ese país con prioridad a los sectores de salud, defensa, textiles, calzado, tecnologías de información; 2) baja de aportes patronales hasta 2012 para industrias en mano de obra intensivas (software, muebles, calzados, textiles); 3) extensión de 12 meses de una exención tributaria a la inversión; 4) devolución de impuestos inmediata a la compra de bienes de capital; 5) renovación hasta diciembre de 2012 de líneas de crédito de bajo costo por parte del BNDES para investigación y desarrollo, adquisición de maquinaria, exportaciones, camiones y equipamiento agrícola. Fondos disponibles: 75.000 M de reales o 48.000 M de dóls; 6) renovación hasta 2012 de créditos del gobierno para financiar capital de trabajo en PyMES por parte del BNDES por 10.400 M de reales;  7) control más rígido sobre importación de juguetes, calzado y electrónicos provenientes de China; 8) inspecciones de aduanas más rígidas; 9) nuevas líneas de crédito para exportadores PyMES; 9) recortes impositivos no definidos para empresas automotrices que inviertan, agreguen valor y empleos e innoven. Los bancos públicos brasileños sólo podrán financiar proyectos con contenido local y generación de empleo en el país, y en sus compras el Gobierno de Brasil podrá pagar hasta un 25% más si el producto genera empleo e innovación tecnológica.

Português: Guido Mantega, ministro da Fazenda ...
Image via Wikipedia

Dicho de otro modo: Pimentel, ministro de Brasil, puede descartar, públicamente, una devaluación en el tipo de cambio porque, en lo que a la industria paulista concierne, la devaluación ya fue asegurada, en los hechos, por el Estado brasileño que utilizará el “boom” de flujo de divisas actual para impulsar a su industria nacional.

Conclusión: Paz capitalista, guerra de productividades

Si la crisis financiera desatada en Estados Unidos arrastró casi de inmediato a la Unión Europea, una destrucción masiva financiera, en el Viejo Continente, asestaría un golpe muy duro a la economía exportadora China, como centro neurálgico del contagio de la crisis hacia la Argentina. Este es el escenario “de contagio” que, sucintamente, visualiza el borde de una nueva dinámica de recesión global.

El endeudamiento de los países del euro es, de por sí, una situación de largo plazo y Estados Unidos prevé un crecimiento del 1% para el 2011; cifra muy pobre a la necesaria para reducir la tasa de desempleo que excede el 9%. La locomotora de la unión europea sigue siendo, en esencia, las empresas tecnológicas alemanas y sus exportaciones de equipos y maquinarias al capitalismo asiático. Una contracción de la producción de los emergentes redoblaría, a su vez, la crisis financiera en Europa y Estados Unidos. La dinámica se observa, con cierta claridad, en la denominada “guerra de monedas” que es, en rigor, una guerra competitiva.

La guerra de monedas no es otra cosa que una guerra por posicionar excedentes exportables donde los instrumentos esenciales de la lucha son la depreciación de las monedas y los tipos de cambio, por un lado y la aceleración de la innovación tecnológica, por el otro. Los emergentes batallan, básicamente, en el primer frente, sea por devaluación (China) o apreciación cambiaria (India y Brasil) ya que son el refugio de la liquidez global generada por la emisión de dólares y euros lo cual quiere decir que la depreciación del euro y del dólar no fortalece los mercados internos de los países desarrollados sino busca hacer más competitivas las mercancías del euro y dólar al tiempo que las políticas de ajuste buscan desvalorizar más y más la fuerza de trabajo a punto tal que el riesgo no es otro que los países más comprometidos con sus deudas no pueden recaudar lo suficiente para pagar el endeudamiento (default en los mal denominados PIGS que desde los acreedores —Francia, Inglaterra, Alemania— representa una brutal exposición bancaria) que re-inicia el ciclo de ajuste-endeudamiento-emisión-lucha por la competitividad exportadora. El crecimiento que así se gana es anémico, poco sustentable y además, tanto Europa como Estados Unidos, han sancionado un límite político al gasto (solo le queda al BCE bajar más la tasa que actualmente está en el 1.5%) Una crisis financiera en Europa desaceleraría a los emergentes (este año su crecimiento caerá de un 8% a un 6.5%) y la desaceleración de los emergentes frenaría la recepción de las exportaciones del euro-dólar y éste no es otro que el escenario que conduce de una recesión económica así desatada a la depresión.

En el corto plazo, la alta volatilidad y liquidez (que el gobierno aprovechará para emitir deuda por debajo del 7%) continuará por el levantamiento del “techo del endeudamiento” en Estados Unidos y la continúa compra de bonos soberanos por parte del BCE y los precios de los commodities permanecerán altos.

Sucede que esta situación que la prensa económica denomina “viento de cola” está fuertemente relacionada con la vigente configuración del euro zona, esto es, en la medida que la marcha de la crisis no fuerce a re-plantear los términos del mercado interno del Viejo Continente (reconstitución nacional de una demanda solvente en Portugal, Irlanda, Grecia, Italia y España) y entronice a Alemania como financista absoluto, a treinta años, de la apócope del capital financiero: PIGS.


[1] Sociólogo. Universidad de Buenos Aires.

MODIFICADO :Agosto 28th, 2011

Anuncios

2 comentarios sobre “Situación de la crisis del capitalismo mundial

Muchas Gracias

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s