MADRE RUSIA; por Leonardo Sai (Fragmento para “El circo miserable”)

Putin es un tipo enfático, cerebral. No intriga por el aura mafiosa que lo resplandece: es un político extraordinario. De ser un ignoto espía a una voluntad que, amasada en billete y poder, es reconocida como liderazgo nacional. La sangre que sella el pacto tiene el 70% de popularidad. Occidente lo desconfía, sospecha, teme. Los rusos lo adoran porque con él se sienten respetados. El sentimiento del poder doblega el instinto del viejo pueblo rojo, aunque mastique hamburguesa feliz. Todo es desconfianza en la Madre Rusia; efecto de siete décadas de escrúpulo continuo. Rige la “justicia telefónica”. A su democracia, la buena conciencia la llama: Demokratura. A su capitalismo: capitalismo de amigos. El Putinismo hace del mercado un instrumento de poder político. Ni la oligarquía, ni la mafia: el dedo de Vladimir. Putin, la bestia rubia; Putin, el irascible. Ojos que congelan, lengua de fuego. Putin, el que captura el alma rusa. Tecnología de siglo XXI, víscera soviética. Los servicios ajustan las cuentas de la historia, los Shoopings, coquetos, se pavonean enfrente al mausoleo del otro Vladimir:; Lenin.

 

Vladimir Putin - Caricature
Image by DonkeyHotey via Flickr

Medvedev ganó porque Putin lo bendijo. En su iPod, Medveled escucha Led Zeppelín y Black Sabbath. Paul Mc Cartney le toca Let it Been los salones del Kremlin. Moscú tiene más millonarios que Nueva York y 150.000 putas de lujo; Tienen cada vez menos nacimientos. La privatización de la medicina dejó huérfanas a las grandes mayorías. Los jóvenes rusos abrazan la grapa y el Sida. Cuando la destacada periodista Anna Politkovskaya fue asesinada por encargo a las cuatro y media de la tarde, Vladimir cumplía 54 años. Nadie vio nada. Investigaba los llamados “excesos” de las tropas rusas en Chechenia. Por esos “excesos”, terroristas chechenos habían tomado una escuela en Beslán. 800 chicos. Durante casi 3 días no les dieron alimentos. Comieron flores que adornaban la escuela, bebieron su propia orina, si hablaban en voz alta los fusilaban. Eran asesinados en el aula del primer piso, sus cuerpos tirados por la ventana. Luego de la masacre, se levantaron 2 nuevas escuelas para recibir a los sobrevivientes, donadas por la mujer más rica de Rusia, dueña de la mayor empresa constructora del país y de una fortuna de 4.200 millones de dólares. Los restos del edificio siguen en pie.

Memoria de cemento de la nueva carnicería humana del nacionalismo soviético.

Este texto fue escrito para ser leìdo y musicalizado en el programa de radio “El circo Miserable”, conducido por Norberto “Ruso” Verea, por FM Nacional Rock 93.7.

Para bajarse el audio completo mp3 de este programa:

http://www.mediafire.com/?qkw7qzci8r8wxn7

Agradezco a Hinde por su excelente trabajo de investigación del cual estos fragmentos sirvan, esperamos, para alentar y recomendar su lectura.

Anuncios

Muchas Gracias

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s