Sagrada militancia y posición atea en política

En lo poco que hube de negociar entre nuestros príncipes, en estas divisiones y subdivisiones que nos desgarran hoy, evité con esmero llamarles a engaño conmigo y que cayeran en la trampa de mi máscara… Señores, no tengáis en cuenta si hablo con gran libertad, sino si lo hago sin tomar nada a cambio y sin sacar provecho para mis asuntos.

 

Michel de Montaigne

Una intensidad católica renace en los corazones que recorren, indignados, el tema mediático del minuto a minuto: la voluntad evangélica lo trastorna e infecta todo con su “amor”. Teología para todos. Amor a los pobres, a los presos, a la Tupac, a los jardines de infantes: Cristo con el Che, Evita con María, Néstor milita la villa junto al Espíritu Santo. La clase media porteña no quiere perderse el convite del “país que queremos ser”. Aporta su “racionalidad” al “fanatismo” urticante. Ni con unos, ni con otros sino todo lo contrario. Debatamos, dialoguemos, defendamos al individuo: atrincheremos la cultura (importación) contra la peste (Guillermo Moreno). Gritan, vociferan, putean, twittean, saturados de tanta alianza entre Conurbano y Puerto Madero. ¡No acompañan por el pancho y la coca! ¡No protestan por los dólares! ¡Ay de la sucia y pecaminosa materialidad! ¡Respeto! ¡Respeto! ¡A Carrió se le ocurrió lo de la Asignación Universal primero! ¡Desenterremos a Frondizi: último presidente con 1 idea! Detengámonos aquí un segundo.

Para leer el artículo completo: Sagrada militancia y posición atea en política

Anuncios

Muchas Gracias

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s