Cinismo financiero y premio Nobel

But superior wealth still more than any of these qualities contributes to conferr authority. This proceeds not from any dependence that the poor have upon the rich, for in general the poor are independent, and support themselves by their labour, yet tho’ they expect no benefit from them they have a strong propensity to pay them respect. This principle is fully explained in the Theory of moral Sentiments, where it is shewn that it arises from our sympathy with our superiours being greater than that with our equals or inferiors: we admire their happy situation, enter into it with pleasure, and endeavour to promote it.

Of Public Jurisprudence

Lectures on Jurisprudence. 1766.

Adam Smith

No comprender, conceptualmente, lo que el capitalismo es implica una limitación empírica, esto es, la confusión entre la reducción de la miseria absoluta —una foto del mundo que compare el desarrollo de las fuerzas productivas en 1912 y las actuales (en materias tan diversas como comunicaciones, tasas sociales de mortalidad o alfabetismo, medicina, capacidad de producir alimentos, genética, informática, etc) evidenciaría ante los ojos del mundo que “estamos mejor que nuestros abuelos”— y la producción de miseria específicamente capitalista: la miseria relativa. El asalariado de 1912 vive, en el 2012, con heladera, automóvil, conexión telefónica, unos avances de la medicina que el hombre más rico de 1912 jamás pudo ver, ni tener, ni disfrutar. No obstante, los vislumbraba como quimeras de papel; lecturas de ciencia-ficción: nuestra relación con el cine. Se lo conoce como “desarrollo de las fuerzas materiales de la sociedad”, esto es, aquello que el humano, productivamente, imagina es desarrollado como fuerza objetiva (social) Toda teoría literaria es, asimismo, economía política.

Ahora bien, mientras el asalariado del presente disfruta un piso social, cualitativamente, superior al rico de inicio de siglo: el rico del 2012 tiene isla propia, avión propio, juventud más o menos eterna, auto-desintoxicación búdica, viagra de sí. La miseria es una relación. Hay que ver con qué y con quién me comparo. No constituye solo el origen social de la envidia sino la contradicción objetiva de la sobreproducción de riqueza. El país industrialmente más desarrollado no le muestra al menos desarrollado la imagen de su propio futuro sino su diferencia. Si todos los países del mundo consumieron los recursos que actualmente devoran los norteamericanos harían falta 4 planetas tierra para extraerlos. Dicho de otro modo: África no se convertirá en la China emergente del futuro pero reducirá, empíricamente, su pobreza absoluta. Esto hace a la esencia contradictoria del capitalismo. No a su virtud.

Del mismo modo, el proceso kirchnerista redujo, sensiblemente, la pobreza e indigencia si la comparación es siempre con el 2001-2002, nuestro abismo. Sin embargo, la miseria nacional hay que medirla con el momento en que este país fue Dinamarca —el 74’— para interpretar el peso de la destrucción ortodoxa, la magnitud de los problemas, sentir la nostalgia por la bohemia que nunca volverá. ¿A qué va todo esto? Va directo al análisis de Luisa Corradini; sábado 13 de octubre; diario La Nación.

Para leer el artículo completo: Cinismo y premio Nobel

Anuncios

Muchas Gracias

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s