Unión Democráticamente Pusilánime 2015

Radicalmente PelotudoCon la honestidad se come, se educa, se cura: es el moco transversal que aglomera al arco anti-k en el armado mediático electoral bajo la conducción del Gordo Agrandadísimo. El Partido del Agrandadísimo es el que nos limpiará la Nación de La Corrupción, La Injusticia, El Atropello, El Escándalo, El Fascismo y La Falta de Límites del Leviathan Cristinista. Republicanismo radical como agua bendita del Choripán Social. La honestidad es una virtud loable y necesaria, tanto en términos de nervios como de bolsillo: el ser honesto permite una mejor calidad de vida psíquica y monetaria. Aunque parezca mentira, el hombre honesto siente la seguridad —contra el goce de la época— que lo que tiene lo tiene por lo que es. Realización de la propia fuerza: honestidad como prevención del ACV. Esto sonará muy ingenuo en el ojo cínico del reviente y la entronización absoluta del semblante. Imaginario del nuevo millonario en su ápice, anclado en su típica escena de amo típico, cuando el speed de la sangre merma, reconocer, antes que la nariz acaricie la fría superficie, que el compacto entorno y su sonrisa: quiere verlo muerto. Confesadas pasiones tristes del poder. La dimensión social de la realidad —obviamente incluida la política profesional— no puede programarse desde la moralidad del humano sino comprendiendo el funcionamiento del sistema social. Es básico afirmar que el individuo no es la sociedad; que la sociedad repudia al individuo; que la condena del individuo, proyectada en la moral, pone en juego, ante todo, su represión. El hombre honesto no condena, comprende. El hombre honesto es el que hace saber al hombre quién es. Conoce de qué está hecho: pone un bozal al lobo del hombre.

Todo lo contrario hace “el honestismo”. Ideología políticamente apolítica mediante la cual la pulsión opositora esconde, lanosamente, su voluntad de destrucción: la conducción económica de la Sociedad Rural y sus heterogéneas coaliciones. ¿Cómo van a poder pensar algo desde slogans tan infantiles como “fin del dogmatismo” “fin del pensamiento único” “fin de ciKlo”? ¿Fin de los dogmatismos en el contexto del férreo estrangulamiento ortodoxo del euro? ¿Qué es lo que queremos ser? Respondemos: un país re-industrializado bajo impulso, planificación y regulación del estado.

Para leer el texto completo: Unión Democráticamente Pusilánime

 

Anuncios

Carlos Leyba y Carlos Abalo debaten el modelo kirchnerista

964580_10151605699983808_2060786987_oJunto a Carlos Leyba (subsecretario general del Ministerio de Economía y vicepresidente ejecutivo del Instituto Nacional de Planificación Económica (INPE) durante el tercer mandato de Juan Domingo Perón, actualmente dedicado a tareas de investigación) y Carlos Abalo (economista especializado en Política monetaria y financiera nacional e internacional y Políticas regionales) dimos inicio a las Mesas de Coyuntura convocadas por la Secretaría de Juventud de UPCN-Educacación. El tema elegido para este primer encuentro fue: “La década kircherista: problemas y desafíos”. En torno al mismo las conferencias que aquí compartimos con todos ustedes. Se llevó adelante en el salón Vera Peñaloza del Ministerio de Educación de la Nación.

Tarjeta Presentacion

MESA DE COYUNTURA. Informe breve a modo de presentación

Para descargar el video, ir a la versión online de VIMEO