Fragmento sobre Blue Jasmine a modo de reseña breve

969603_578329965540530_41372670_n(1)¿Qué significa la frase “vos te merecés alguien mejor”? ¿Cuál es el fundamento de la comparación para juzgar el “ser mejor” sino el punto de vista de uno mismo? ¿Un hombre más poderoso, con más dinero, propiedades, influencias? ¿Una mujer más bella, ensoñadamente, perfecta? ¿Cuál es la verdad oculta del ideal? Una vez más, Woody Allen saca el escalpelo de la visión trágica del mundo y emite unos incisivos cortes en el rostro de lo social: Blue Jasmine es un poema sobre la inautenticidad de la vida. Su cámara se vuelve testigo del burgués enmascaramiento de la miseria de la existencia. Denuncia, con el ojo en el dolor demasiado humano, como una hermana puede envolver caramelo con el veneno del desprecio: es la transmutación que intenta Jasmine con los valores de Ginger para destruir la felicidad verdadera que su corazón es incapaz de sentir. La frialdad del poder, la voluntad de apariencia, el rechazo de la verdad, tienen el precio de la locura. La película puede ser leída como una nota sobre la actualidad de la crisis norteamericana o puede buscarse en ella algo mucho más importante que las interminables y permanentes elipsis que el director utiliza para confesar, en el guión, los pecados que aún lo persiguen: Blue Jasmine piensa el límite de la persona cuando ésta ya no puede sustraerse a lo real.

Allí, ya no quedan sino lágrimas y un diálogo, a solas, con lo propio.

Anuncios

Muchas Gracias

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s