Herramientas para una política de seguridad democrática – Parte 2

CE1pB5ZW8AA2tfhUna política de seguridad democrática que trabaja las experiencias sociales, resultado de las múltiples intervenciones del estado en distintos campos (económico, cultural, mediático, penal, etc), supone un ejercicio sintético que, como decía Brener, resulta en un tajo, un corte, respecto de los sentidos comunes dominantes: los más de 700 casos de denuncias a personal del SPF por parte de la PROCUVIN, la experiencia de las Cooperativas en Contextos de Encierro de los Kbrones, el paso de un sistema inquisitivo a un proceso acusatorio como reforma procesal, exponen el ejercicio de un contrapoder que no esquiva la necesaria mediación del mundo institucional. En esta segunda parte, Gabriel Brener combate la idea de la seguridad como punto de vista abstracto: afirma que la política educativa si bien está condicionada también es ella misma, en tanto política pública, una condición de posibilidad, para una política de seguridad democrática; Mario Alberto Juliano debate las prenociones sobre los juicios por jurados, expone su práctica como juez penal, señalando la experiencia uruguaya de Punta de Rieles (http://actualidad.rt.com/actualidad/161467-punta-rieles-carcel-uruguay) como ejemplo de un modelo penitenciario alternativo… ¿No viniste? Te lo perdiste…. Pero te salvó youtube.

Anuncios

Herramientas para una política de seguridad democrática – Parte 1

La mayoría amorfa de la globalización organiza el poder punitivo contra el estado constitucional de derecho bajo el discurso de la criminología mediática. La izquierda universitaria contempla el espectáculo del mundo y marcha en las filas de la denuncia permanente, milita la desconfianza en las instituciones, y resuelve la cuestión de la seguridad como funcionalismo de lo peor: aparatos de estado infernales, conspirativos, responsables de todo lo que sucede, perversos. Los puros de un lado, los traidores del otro. De este modo, no pueden siquiera abordar el asunto. Para la derecha, movilizar a esa mayoría amorfa supone hacer de la institución penal una máquina electoral, como decía Hipólito Yrigoyen, capaz de llenar el vacío discursivo que el inconfesable programa de estabilización económica supone. El campo popular y el campo nacional comienzan a hacerse cargo de la cuestión de la seguridad. En esta 6ta Mesa de Coyuntura, con los compañeros de la Secretaría de Juventud UPCN Educación, se presentan dos experiencias. Se expusieron con detalle, tiempo, porque también hay que resistirse a la velocidad de la comunicación. Aquí el 1er Video, con el trabajo de los ATAJOS.

Diversión de lo siniestro: Nota sobre Los Juegos del Hambre

IMG_20150507_031002En Los Juegos del Hambre, los revolucionarios deben armar un spot para vender a su líder carismático. Toda la realidad es ya reality, toda la política es un entretenimiento romano como cotillón de la amenaza permanente de la guerra. Ocaso de la Ilustración en 3D. Los think tanks, asesores de imágen, politólogos y cuadros de inteligencia tienen la certeza de que ya no hay espacio alguno para la espontaneidad. La película transmite el clima totalitario, la asfixia absoluta, resultado del cruce entre guerra y comunicación. La comunicación es, entonces, también el terrero del levantamiento, la rebelión, el lugar desde donde se señala al enemigo: el símbolo de la revolución (la joven Sinsajo) es enviada a recorrer la masacre… “Si muero, asegúrense de grabarlo”, les dice.

Para leer el artículo completo: Diversión de lo siniestro