Espiga.

Endurece las emociones, ante sí, como quien mira una espera.
Observa, duda, no baila con las pasiones; las mide, más allá o más acá, del instinto de la lógica.
Desearía ser perfecta; dibuja los términos del mundo: la fuerza es juicio, forjado en el detalle, la confirma, soberana, del cuerpo.
Metódica, insaciablemente, criticona.
Negada a lo trascendente; no suelta los pies del barro, se deja seducir, alguna vez, por una indagación estética en la cual siente, proyectada, la potencia infinita de la vida.
La tierra no ha decaído, guarda fértil lo porvenir, en labios desconfiados.

Christer Strömholm
Foto: Christer Strömholm


22/02/2016
L.S

Anuncios

Muchas Gracias

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s